1. Introducción

El correo electrónico como canal de comunicación ha estado en uso por más de 30 años. Esto ha generado que varias malas prácticas sean ejecutadas por las personas que lo han utilizado a lo largo de estos años. Es por esa razón que enviar un correo electrónico recientemente ha generado la inclusión de varios entes reguladores del proceso, que instalan barreras para poder detectar los correos no deseados por los usuarios en su bandeja.

Con el fin de regular y evitar las malas prácticas en el envío masivo de correo electrónico, la reputación del dominio es cada vez más utilizada por los proveedores de buzones de correo para poder identificar los correos que los usuarios no quieren recibir. Por esta razón es importante garantizar que los dominios son presentados en el mundo digital de una manera adecuada y vital para reducir la probabilidad de problemas de entregabilidad.

Aunque la industria de correo electrónico no tiene pautas específicas para garantizar completa efectividad, es necesario adoptar un enfoque conservador y tener un calentamiento de dominio similar a un calentamiento que se le da a las direcciones IPs. El presente documento muestra algunas de las prácticas que son necesarias seguir para evitar inconvenientes al momento de hacer envíos de correo electrónico.

2021-07-08T16:17:27-05:00